4 Formas naturales para combatir la fatiga crónica

4 Formas naturales para combatir la fatiga crónica

Miles de Chilenos viven con el síndrome de fatiga crónica (SFC), que según las estadísticas, cerca del 2% de la población lo padece. La fatiga crónica es una condición médica caracterizada por fatiga extrema después de un esfuerzo físico o mental que no está relacionado con una condición subyacente. Existen varias teorías sobre qué conduce a este síndrome, pero la causa exacta sigue siendo desconocida.

Si usted tiene el síndrome de fatiga crónica, sabe que en algunos días, incluso el cepillarse los dientes puede sentirse como un maratón. Es posible que hayas probado todos los tratamientos farmacológicos aprobados. Si está buscando una alternativa, aquí hay cuatro maneras de aumentar la energía sin tomar píldoras.

Miles de Chilenos viven con el síndrome de fatiga crónica (SFC), que según las estadísticas, cerca del 2% de la población lo padece.

1. Terapia de ejercicio gradual

Los estudios han demostrado repetidamente que la terapia de ejercicio gradual ayuda a las personas con SFC. Este tipo de terapia le permite comenzar a ejercitarse muy gradualmente con estiramientos y movimientos guiados. Con el tiempo, podrá aumentar la intensidad y la duración de su ejercicio. En un estudio aleatorizado y controlado, los participantes que se sometieron a una terapia de ejercicio gradual informaron significativamente menos fatiga que las personas en el grupo de control, que recibieron atención médica estándar.

2. Calidad del sueño

Las personas con síndrome de fatiga crónica a menudo tienen sueño roto o desordenado e incluso pueden sufrir de insomnio. Se ha demostrado que aumentar el tiempo y la calidad del sueño ayuda a "reponer la energía del cuerpo y sanar sus músculos", según un estudio publicado en el Journal of Chronic Fatigue Syndrome. Dormir adecuadamente reduce el cansancio y mejora la energía y la fuerza muscular en personas con SFC. Trate de obtener al menos ocho horas cada noche. Si tiene problemas para conciliar el sueño o para permanecer dormido, pruebe algunos ejercicios para dormir o consulte con su médico para alguna alternativa por medio de suplementos.

3. Ribosa

La ribosa es un azúcar extremadamente importante que su cuerpo utiliza para ayudar con la producción de energía. No confunda esto con el azúcar común. La ribosa es un componente clave en el proceso de creación de energía dentro de las células. Se puede tomar como un suplemento (puede verlo como D-ribosa). Un estudio demostró que tomar D-ribosa redujo significativamente los síntomas, específicamente los problemas de sueño, la confusión mental y el dolor, en las personas que tenían síndrome de fatiga crónica o fibromialgia. Normalmente, comienza con 5 gramos de ribosa dos veces al día.

4. Vitamina D

La deficiencia de vitamina D se ha encontrado en hasta el 50% de la población general. Si bien los investigadores continúan debatiendo el papel de esta vitamina en el SFC, lo que sí sabemos es que si usted tiene deficiencia en vitamina D y tiene fatiga crónica, es posible que sienta un leve alivio del dolor después de una suplementación adecuada. Trate de obtener 1,000 a 4,000 unidades internacionales por día; Esto puede variar dependiendo de la severidad de su deficiencia. Consulte con su médico antes de comenzar con ribosa, vitamina D o cualquier otro suplemento.

Vivir con síndrome de fatiga crónica puede ser desafiante y frustrante. ¡No renuncies a tu oportunidad de sentirte mejor! Hable con su médico sobre si estos tratamientos pueden ayudar.